Archive - agosto 2017

1
Somos más que una sonrisa. Somos Vitaldent. Premio a la gestión de Crisis
2
Los heraldos del terror transmedia
3
Mission Statement del Daesh. La construcción de la narrativa para un terrorismo transmedia

Somos más que una sonrisa. Somos Vitaldent. Premio a la gestión de Crisis

No puedo empezar mejor el año. Por qué el año empieza ahora en septiembre, ¿no? Estando de vacaciones me llegó la noticia de que en la XIV edición de los International Business Awards habíamos recibido un Stevie de plata por la gestión de comunicación que desarrollamos, a partir de febrero de 2016, para neutralizar la crisis reputacional que la compañía dental Vitaldent sufrió tras la detención de toda su cúpula directiva. Recordaréis que fue acusada, entre otros delitos, de blanqueo de capitales. El galardón lo hemos obtenido, obviamente, en la categoría de Crisis Communications.

We are more than smile, we are Vitaldent”. Con este claim nos presentamos a estos galardones para poder compartir la experiencia de gestión de un incidente reputacional que apunto estuvo de llevarse por delante la compañía, el futuro de miles de trabajadores, y poner en riesgo la salud dental de miles de pacientes.

Leer más

Los heraldos del terror transmedia

El periodismo es mostrar lo que pasa. Y además, aunque no se quiera ver, es una guerra. Asimétrica, pero una guerra. Pero es un nuevo modelo de guerra. Es una guerra basada en una narrativa transmedia y eminentemente digital como expliqué en mi post anterior.

Es un nuevo formato de guerra en la que ellos ponen lo soldados, nosotros los muertos, y la difusión y la propagación del terror va de nuestra cuenta. No de parte de los medios de comunicación, que son un actor más, sino de todos. De cada uno de los ciudadanos que, mediante nuestras extensiones móviles, retransmitimos en streaming lo sucedido. De hecho, es mejor para sus intereses la contribución de los ciudadanos en la primera hora que la del periodista, porque es en real time. Es sincrónico, a escala planetaria, descontextualizado, anárquico, sin marco. Se parece más a la experiencia de un vídeo juego tipo Call of Duty. Lo de menos son los periodistas. Cuando ellos llegan, ya es tarde. Son si acaso secundarios en la estrategia planificada. Cuando la prensa llega, el horror ya se ha extendido. Lo hemos divulgado entre todos. Lo vimos en París, Niza, Bruselas, Berlín, Manchester. Y lo hemos visto en Barcelona. Si acaso cuando la prensa llega y publica fotos horripilantes retratando la realidad, sólo es una más, y no la primera, en mostrar el horror. Afortunadamente en este caso poniéndole marco. La diferencia pues entre esta guerra y una tradicional es que en este lado de la trinchera somos incapaces de localizar la del enemigo. Y no lo vamos a lograr hasta que nos demos cuenta de que el Daesh no es un ejército. Es como dice Javier Lesaca, una narrativa. Es pues ésta una guerra que sólo podrá ser ganada si se aborda con una estrategia poliédrica, en donde la comunicación es un vértice esencial. Los medios deben entenderlo. Los gobiernos también. Pero sobre todo los ciudadanos. Si no lo hacemos, el futuro es incierto.

Respecto a la publicación de imágenes de las víctimas

Es un viejo debate en el ámbito periodístico difícil de librar en el gremio. No soy partidario de compartir imágenes de ese tipo en las que se les reconozca. Pero al final, ética cada uno tiene la suya, y en las normas que nos da el Estado de Derecho debemos convivir todos. Creo más en convencer que en vencer. Creo más en buscar salidas negociadas y consensuadas que garanticen el máximo respeto hacia las víctimas y el ejercicio libre del derecho de información. Ambos son derechos fundamentales del mismo peso recogidos en los artículos 18 y 20 de nuestra Carta Magna. La intimidad, la imagen y el honor de las víctimas debe respetarse porque así lo establece la legislación vigente, pero lo medios tienen el derecho y la obligación de informar. Eso no significa, por supuesto, que valga todo. Hoy la publicación de un supuesto primer plano del terrorista causante del atropello en un digital me reafirma en ello y debe ser denunciada. Faltaría más.

Conculcar la ley no sale gratis y hay numerosas sentencias que lo demuestran. Pero lo que está claro es que, mientras nos entretenemos en debates y nos enredamos en tribunales, el Daesh va ganando la partida con ayuda de todos (ciudadanos y medios). Somos sus mejores heraldos. Los heraldos del terror transmedia.

Mission Statement del Daesh. La construcción de la narrativa para un terrorismo transmedia

Puede horrorizarnos, indignarnos e incluso aterrorizarnos. Pero no creo que el atentado terrorista ocurrido en Barcelona y Cambrils puede sorprendernos. Al menos a mí no me ha sorprendido. Viví muy de cerca el 11M y desde entonces vengo analizando y estudiando en detalle los atentamos terroristas que se han producido en Europa desde la perspectiva comunicacional y especialmente contemplando la derivada digital. Coincido con Carola García Calvo, investigadora del Real Instituto Elcano, que el yihadismo del Daesh es un fenómeno de gran complejidad. Por ello, creo que debemos profundizar en cómo los yihadistas construyen su narrativa transmedia y cómo, cada uno de nosotros, nos hemos convertido en sus mejores prescriptores ayudándoles, a través de nuestras extensiones móviles, a viralizar el horror en segundos a escala global. Lo vimos en París, Bruselas, Niza, Berlín, Londres, Manchester,…Y lo vemos ahora en Barcelona/Cambrils. Y es que desde Charlie Hebdo da la sensación de que gobiernos, fuerzas de seguridad y medios, aún no han entendido que hay en el fondo del relato. Voy a tratar de desentrañarlo.

Daesh es principalmente una narrativa. No lo digo yo. Es una afirmación, de Javier Lesaca en su libro Armas de Seducción Masiva. Lesaca acierta de pleno tras haber demostrado en su prolijo estudio cómo los terroristas yihadistas han construido sus relatos con las mismas técnicas de comunicación que pudieran desarrollar las agencias de comunicación más prestigiosas del mundo.

Los guionistas del Daesh escriben las narrativas de cada personaje para construir un mundo virtual fascinante con el que conquistar a su audiencia.

En palabras del académico francés Olivier Roy, Daesh representa no la radicalización del islam sino la “islamización de la radicalidad”. Una radicalidad global que goza de un propósito compartido con otros lugares del planeta ajenos a la cultura árabe y a la religión musulmana.

Así, si tomamos como referencia el esquema de elaboración de la narrativa del CEO que metodológicamente empleamos en LLORENTE & CUENCA, podríamos perfectamente identificar como el CEO, es decir El Califa, apoya su estrategia de extensión de su estado islámico en dos pilares: la generación de un legado, a través de un Mission Statement y la consecución de unos retos que conforman su plan estratégico.

El Mission Statement

Why.

El salafismo fundamentalista impregna el porqué, su propósito y creencias comunes. Es la base de todo el por qué que sustenta su acción política terrorista.

How.

Cómo desarrollarlo debe sustentarse en una visión compartida que debe extenderse de forma global. Un mundo islamizado gracias a jóvenes y atractivos guerreros decididos a darlo todo por Alá. Es aquí donde es necesario crear un tono de comunicación y una identidad afín al público que Daesh recluta. Debemos, de forma compartida y con aliados, generar productos de comunicación que contrarresten el poder de influencia de Daesh.

What

La misión está clara. Destruir al infiel e islamizar a todos. Propuesta de valor, posicionamiento y oferta, vienen definidos por un cambio radical en las condiciones de jóvenes que se sienten excluidos socialmente por un capitalismo que perciben como corrupto y que les ha dejado sin oportunidades. El Daesh les cautiva con un discurso donde les coloca en el centro con su papel de héroes de videojuego. Definamos en este punto las audiencias objetivo y las temáticas a tratar, y tendremos el Mission Statement.

Plan estratégico del Daesh

La globalización de su proyecto, su internacionalismo, es clave para entender al Daesh. Es este un elemento central. El Daesh, más allá de un territorio físico que, presumiblemente acabará perdiendo, es un fenómeno global. Sus ciudadanos son nuestros ciudadanos y habitan entre nosotros.

La transformación digital es inherente a su éxito. No se puede explicar el mismo sin entender cómo el Daesh es un movimiento terrorista estratégica y radicalmente digital. Su metodología de transmisión y captación de los mensajes es digital. El reclutamiento tiene mucho de digital, como ya hemos señalado más arriba. Si decimos que Daesh es principalmente una narrativa, también podemos afirmar que Daesh es el primer movimiento terrorista que realizó una completa transformación digital.

Y con respecto a a su credibilidad, en la era de la post verdad, antes que trabajar la verdad, Daesh apuesta por las percepciones. Los simulacros de verdad y el uso de sofisticadas técnicas narrativas visuales donde lo que prima es el espectáculo emocional mainstream. Los jóvenes objetivos no van a profundizar en contrastar la información. Van a caer seducidos por la cultura de la imagen. Porque realmente, ¿Qué es más creíble para ellos, el discurso político que recoge un telediario, o la emocionante muerte que comparten en Call of Duty o contemplando el asesinato de un rehén en Siria?

Mensajes y Narrativa Transmedia

Unamos pues estos dos pilares básicos (Mission Statement y Plan estratégico) y tendremos los principales Claims, los mensajes que van a componer la Narrativa transmedia que aterroriza a medio mundo y cautiva a miles de jóvenes.

Es por lo tanto momento de análisis sosegado. Debemos entender no sólo cuál es la narrativa, sino nuestro papel como intermediarios en la transmisión del relato. Y debemos, además, completar el análisis entendiendo cuáles son las causas reales de la radicalización y los procesos informativos que se producen entre los jóvenes para dejarse seducir por el discurso del Daesh.

Copyright © 2014. Diseñado por @BORJETO - BORJETO STUDIO.